Castilla

A quien conmigo viene…

… hallarás territorios y territorios y territorios en tu viaje que nos los abarcará la vista; intentarás hallar en ellos por lo menos nueve, por lo menos cinco, por lo menos tres ¿uno por lo menos! De los diez habitantes que les corresponde por kilómetro cuadrado. Y no lo hallarás. Soria son diez mil kilómetros cuadrados inhabitados; no desiertos, no despoblados; no; inhabitados.

Avelino Hernández



 Es la tierra de Soria árida y fría.

Por las colinas y las sierras calvas,

verdes pradillos, cerros cenicientos.

La primavera pasa

dejando entre las hierbas olorosas

sus diminutas margaritas blancas.

Antonio Machado.



No puede ver el mar la solitaria y melancólica Castilla. Está lejos el mar de estas campiñas llanas, rasas, yermas, polvorientas; de estos barrancales pedregosos; de estos terrazos rojizos, en que los aluviones torrenciales han abierto ondas mellas; mansos alcores y terreros, desde donde se divisa un caminito que va en zig-zag hasta un riachuelo. Las auras marinas no llegan hasta esos poblados pardos de casuchas deleznables, que tienen un bosquecillo de chopos junto al ejido.

Azorín